Los días vividos

Bajarse al parque o a un banquito en la calle, mirar a la gente que pasa, escuchar la ciudad  o los pájaros, sentir el calor del sol  y el fresquito que te entra por el hueco que queda entre el pantalón y el calcetín. Quedarte mirando fijamente una chapa en el suelo como quien mira el armario sin saber que ponerse. Pensar que la ensalada te ha quedado rica y que tal vez,  alguien está comiendo sardinas porque ¡¡ huele a sardinas!

Que te pique la espalda y te rasques con el banco mientras se te cae un trozo de lechuga en el pantalón.

La vida en el presente, aquí y ahora. ❣️

ENSALADA EN BOTE_00000.jpg

Escrito por

soy editora de vídeo, pelirroja y libre